Murgas del estilo uruguayo en la Argentina

Podría decirse que con el advenimiento de la democracia en la Argentina los uruguayos residentes por este lado del Plata, decidieron empezar a cantar y recrear las murgas de su país de nacimiento.

Fueron años duros para muchos, años de exilio, años de añorar su querido “paisito”. En cada reunión de uruguayos, además de las canciones de “Los Olima”, “El Sabalero” y tantos otros cantantes, surgía siempre la Retirada de los Asaltantes con Patentes del 32.

La alegría era mucha, porque precisamente la murga era lo que los sacaba de la nostalgia profunda en la que se encontraban inmersos.

Creo necesario decir y aclararle a los jóvenes que leen esta nota, que por aquella época no había internet, ni cable y las comunicaciones telefónicas eran caras, cuando se encontraba un teléfono pinchado, allí se iba para hablar con la familia del otro lado del Plata.

En ese marco, comienzan a forjarse las primeras murgas del etilo uruguayo en la Argentina.

La primera fue POR LA VUELTA, de la mano de Carlos “Karita” Rivero, recreaban las canciones, mayormente, de la Falta y Resto, haciendo la canción de “las madres” una bandera de lucha. Su estilo murguero era, precisamente como el de Falta y Resto.

A ésta, le siguió LA REINA DEL PLATA notoriamente bien tradicional en su estilo. Entre sus integrantes, estaban Álvaro “Estufa” Berta, Carlos “Tachuela” Núñez, Oscar “Canario” Umpierrez y Nelson Groba, entre otros. Todos uruguayos y con experiencia en los carnavales uruguayos. Entre otras, salieron en murgas como PATOS CRONICOS, DIABLOS VERDES, AMANTES AL ENGRUDO y la mítica SOBERANA.

Al desarmarse esta murga, Oscar “Canario” Umpierrez, decide crear la murga LA RENOVADA, siguiendo con su estilo tradicional, fueron muy aplaudidos por la prensa local al escribirle una canción al fotógrafo asesinado José Luis Cabezas. Recorrieron varias ciudades del interior de la Argentina con ese grito canilla que los hacía particulares. El “Canario”, como lo conocemos por acá, salió en Diablos Verdes, Patos Crónicos y dirigió la murga Las Geishas.

De esa época también viene la murga TUTE CABRERO, creada el 31 de enero de 1994, aunque sus inicios comienzan en el `92. Su director Agustín Abregú, se decidió tomar la posta de murgas nuevas como la Antimurga BCG, y le dio una marcada tendencia “becegeana”. Entre otras innovaciones, siempre hablando de las murgas uruguayas en la Argentina, fueron los primeros en incorporar mujeres en el coro, como así también los primeros en este estilo en salir en los carnavales porteños. De estas murgas de otrora, la TUTE, como se la conoce, es la única que aún sigue actuando en los proscenios de Momo, llevando casi trece años de canto y locura.

Después se empezó a dar el auge de los talleres de murgas uruguayas. De allí nacieron varias murgas de las cuales son pocas las que siguen vigentes, ya que los impulsores de esos talleres para nada transmiten la pasión que la murga conlleva, haciendo un comercio altamente lucrativo para sus bolsillos.

Existen murgas que por suerte escapan a esa actitud digna del “liberalismo murguero”.

En el interior, hay una buena movida de murgas. Entre ellas, precisamente en la provincia de Mendoza está LA MASCARADA, murga integrada totalmente por mujeres, única en la Argentina, con un coro muy bien aflatado y una puesta en escena excelente.

Otra que suena muy bien es LA BUENA MOZA, también de dicha provincia.

En fin, muchas son las murgas que en la actualidad están cantando por distintos escenarios argentinos podría nombrarlas, pero seguramente me olvidaré de algunas.

Pero el fin de esta nota es rescatar a los verdaderos artífices del movimiento murguero uruguayo en Argentina y rescatar del olvido a esas personas que hicieron grande a la murga en éste margen del Plata. Algunos de los que cantaron en las primeras murgas se encuentran luciendo sus voces y percusión en TUTE CABRERO, murga decana y pionera de las de éste estilo por estos lados.

Es necesario aclarar que la murga es pasión, es vida, es barrio, es camiseta flameando al viento en el reinado de Momo? Hago un llamado para que el sentimiento murguero se mantenga puro y genuino. Al menos así lo era hasta la llegada de los hacedores del “liberalismo murguero”.

Agustín Abregú